Timote

28Mar09

Timote

Creerse inmortal es riesgoso. Creer que Dios, la Historia y la Revolución están de su lado es el modo impecable de descuidar la seguridad. Vivir entre mayúsculas lleva al desprecio de lo nimio, lo pequeño, del burdo hecho cotidiano.

Adelantemos algo: estos jóvenes probablemente no representen al pueblo ni ejerzan ningún tipo de justicia popular. Pero el acto que están por cometer ha sido trabajado por la compleja trama de la historia. No es un acto cualquiera, más allá de cómo terminemos por referirnos a él. Si es que decidimos calificarlo. Por eso elegimos la ficción. La ficción no juzga.

Timote

Toda venganza decreta la abolición del tiempo. Si el vengador le concediera a su víctima la benevolencia del tiempo transcurrido debiera replantearse todo. No hay quien no cambie con el tiempo. Así lo hemos establecido. Es parte del sentido común. Todos cambiamos. Todos dejamos de ser, al menos, exactamente, quien alguna vez fuimos. Nuestra víctima ya no es la que cometió el acto por la cual la juzgamos. Sin embargo, no importa. Al vengador no le importa en qué se ha transformado su víctima.

Timote, José Pablo Feinmann

Segunda foto: Turistas frente a la tumba de Eva, que -paradójicamente- también está en Recoleta a unos 100 metros de la de Aramburu.

Anuncios


No Responses Yet to “Timote”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: