Medusa

23Abr09

I

Seda, de Alessandro Baricco. La escena de la chiquilla tomando la taza de té que Hervé Joncour acaba de dejar. No creo haber leído otra escena de seducción con tanta fuerza en una novela contemporánea. Tal vez Fowles en La mujer del teniente francés, cuando relata el encuentro: Charles está caminando en la playa y Sarah lo atraviesa con la mirada. Pero no alcanza la intensidad de Baricco. John Berger cuando nos presenta a Camille en G tiene una oportunidad, pero la desperdicia. Berger, en realidad, tiene un problema: se enamora de sus protagonistas. Y un enamorado no puede seducir.

Me han dicho que debería buscar en Flaubert, hay que ir tan atrás. Bien podría serlo. De hecho, Baricco señala: “Corría el año 1861. Flaubert estaba escribiendo Salambó”.

II

Hervé mantiene una reunión con Hara Kei, el hombre más importante del Japón. Seda es una novela brevísima –mi ejemplar, editado por Norma, es de 125 páginas– y Baricco le dedica a esta reunión, a estos pocos minutos, ocho páginas. Un momento crucial.

Ahí está Hara Kei, con una joven “extendida a su lado, la cabeza apoyada en su regazo, los ojos cerrados, los brazos escondidos en el amplio vestido rojo que se extendía alrededor”. Como si fuera un animalito, un gato, Hara Kei le acaricia el pelo lentamente.

Ahí está Hervé, hablando con el hombre que puede hacerlo rico. “En la habitación todo estaba tan silencioso e inmóvil que lo sucedió de repente pareció un acontecimiento enorme y, sin embargo, fue una pequeñez. De pronto, /sin moverse en lo más mínimo, /esa chiquilla / abrió los ojos.”

III

La seducción, el juego, no está en la taza de té. No está cuando ella se estira felinamente, toma la taza de Hervé, la da vuelta y toma en el lugar preciso en que él había bebido. Todo delante del descuidado Kei. Ese no es el juego. Esa es la confirmación del juego. El juego es previo. Está en la mirada, la mirada gatuna, la mirada de Medusa. “Una mirada con una intensidad desconcertante”. Que sólo entrecierra para beber el té y que luego vuelve a dejar fija en él.

Porque el juego de seducción está en la mirada: la mirada crea, y a la vez llama. Mientras ella no lo veía, él no existía. Lo vio: lo creó. Pero desde entonces él existió sólo para ella, para mirarla.

Anuncios


6 Responses to “Medusa”

  1. Buena imagen. Eso sí: debieras repasar “Lolita”, de Nabokov, aunque tiene su riesgo. Tu hija va camino a tener su edad.

  2. 2 P Z

    Pero Lolita es diferente: no recuerdo una mirada de Lolita que lo vuelva “de piedra” a Humbert. (A la nena -la mía- la podemos dejar tranquila por unos años. Después veo en qué altillo la encierro).

  3. Yo tampoco, aunque tendría que investigarlo. Personalmente, yo no recuerdo ninguna mirada femenina que en mi vida me haya vuelto “de piedra”. Oia… pero, entonces… ¿cómo llegué a esto?… mmmmm.

  4. 4 Cass

    Este post es hermoso, PZ. Y creo que resume en pocas líneas la pasión que sentís por los libros. Por todos ellos.

  5. Excelente libro, PZ!. Gracias por tu post!.

  6. Hola PZ,

    Me quedé pensando en escenas de seducción. Creo que en D.H.Lawrence haya leído algo y tal vez en Henry Miller. Bien por Baricco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: